CÓD.S04-07 ONLINE

Dos personajes excluidos en la obra de Miguel Delibes: El Azarías y el Ratero

Si alguna vez Miguel Delibes (1920­–2010) se ha posicionado del lado de alguien, ha sido del de los débiles. Esta postura vital se refleja en el conjunto de su obra, en la que la voz de los olvidados se eleva sobre quienes pretenden mantenerlos alejados de la sociedad. Es el caso de el Azarías (Los santos inocentes) y del Ratero (Las ratas), dos personajes que terminan por asesinar a sus opresores y cuyos crímenes precipitan el final de la novela. El primero ahorca a Iván, un señorito déspota que le menosprecia a él y a su familia y que pega un tiro a su milana. El segundo hunde un hierro en el costado de Luis, el de Torrecillórigo, un ocioso burgués que por mera diversión caza las ratas que le sirven de alimento al ratero y a su hijo.

En Las ratas, las alusiones previas a la muerte de Luis se enmarcan en una instigación continua de los vecinos del pueblo para que el Ratero acabe con él por la insistencia de aquel de cazar ratas en el cauce del río que el Ratero consideraba suyo.

En Los santos inocentes, por su parte, el primitivo Azarías mata a quien denigra a su familia y menosprecia el amor hacia un animal que irradia toda la humanidad que falta a su alrededor, equilibrando de esta forma la balanza vital.

El objetivo principal que se persigue en este artículo es demostrar que Delibes se sirve de dos personajes marginados y con cierto retraso mental para restablecer la justicia social perdida tras un acto despótico previo. Para ello, se analizan todos los pormenores previos al crimen, así como el acto delictivo y las consecuencias directas que este trae consigo.

Si en Las ratas se disculpa el asesinato por las advertencias que el ratero repite una y otra vez (“las ratas son mías”), en Los santos inocentes se excusa por las continuas muestras de cariño que el Azarías muestra hacia el pájaro que han creado y al que tanto quiere (“milana bonita, milana bonita”). Al final, como no podía ser de otra manera, quien osa cruzar la frontera para entrar al terreno prohibido termina asesinado. Y no será por falta de advertencias. precisamente esa es la reiteración la justificación del asesinato… la amenaza para todo aquel que ose tocar lo que es de otro se materializa en un crimen que hace justicia, cuando menos retributiva.

Palabras clave

las Ratas Literatura Española los Santos Inocentes Miguel delibes

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Íñigo Salinas Moraga

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 2 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Jesús Guzmán Mora

      Comentó el 21/05/2021 a las 13:25:33

      Estimado Íñigo:

      Muchísimas gracias por tu comunicación, siempre es un placer volver a Delibes. Me interesa mucho lo que cuentas acerca del restablecimiento de la justicia social a través del asesinato y que, además, está representado a través de la metáfora con la venganza por la muerte, respectivamente, de la milana y las ratas. Como bien dices, Miguel Delibes, siempre que se presentó la ocasión, se posicionó del lado del débil.

      De nuevo, mil gracias por tu tiempo.

      Saludos cordiales,

      Jesús

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.